*
El asiento del Jinete
Artículo escrito por: Jorge Lisandro Montiel
 

Todo jinete o aspirante a serlo, luego de estudiar y conocer
perfectamente al caballo, debería aprender desde que comienza a montar la postura correcta que debe adoptar.

No por una cuestión estética, sino porque solo desde una buena postura se puede alcanzar el equilibrio conjunto con el caballo y aplicar correctamente las ayudas.

No se debe priorizar la postura del jinete sin tener en cuenta el equilibrio conjunto con el caballo.

Esta debe ser erguida y elástica, que se adapte perfectamente a los movimientos del caballo.

El asiento debe ser profundo, afirmado en el fondo de la montura. Los dos huesos isquiones deben apoyar de igual manera y los músculos de las asentaderas deben estar relajados, sin ningún tipo de rigidez.

Las caderas deben encontrarse en un plano vertical, porque de encontrarse en un plano inclinado hacia atrás provocan una espalda arqueada, rodillas que se levantan y piernas que se deslizan hacia adelante, y lo opuesto cuando se inclinan hacia adelante, las piernas y las rodillas se trasladan demasiado hacia atrás.

La espalda debe estar derecha, flexible en todo momento y son rigideces, los omóplatos deben formar una superficie plana y teniendo especial cuidado que no se vaya hacia adelante, pues provocaría una espalda arqueada, o hacia atrás ya que el pecho se combaría provocando rigideces.
La cabeza debe estar levantada, la barbilla recogida y mirando  siempre al frente Y NO A LA CABEZA DEL CABALLO.

Los muslos descansan planos sobre la montura, sin apretar, cuando se llevan demasiado altos provocan espaldas arqueadas. La rodillas van al ras de la montura y nunca deben separarse de ésta.

Las piernas van en contacto permanente con el cuerpo del caballo, sin apretarse y se apoyan en todo su peso.

Los pies apoyan en los estribos, siendo el talón la parte más baja del pié.
Estando derecho el busto, una vertical trazada desde la espalda del jinete debe tocar el talón.

Los brazos caen naturalmente al costado del cuerpo, los codos apretados producen hombros rígidos y espaldas encogidas, siempre deben estar cerca del cuerpo.

Las muñecas flojas, las manos cerradas con el dorso apenas arqueado con respecto al antebrazo, los uñas de los pulgares dirigidos hacia arriba dan una buena postura de manos.

Se debe buscar en todo momento en la postura en general: la flexibilidad y la soltura, la rigidez es la enemiga a vencer en todos los campos.

Adopte una buena postura en el alto y comience a practicarla al paso primero, cuando la haya fijado pase al trote y luego al galope.

Para conservar una buena postura con el caballo en movimiento se requiere un largo entrenamiento. Pero decir equitación, es decir paciencia y dedicación, sin esto no se llega demasiado lejos en este deporte o arte ... como quiera llamarlo.

Un mal asiento adquirido en los comienzos de aprendizaje, lleva años corregirlo. Por esto, a diferencia de la mayoría, recomiendo especialmente escoger un buen profesor para aprender a montar correctamente desde el inicio de la monta.

MALAS POSTURAS
1- Riñones demasiado combados
2- Asiento muy hacia atrás, dorso arqueado, piernas hacia delante.
3- Inclinación del busto hacia delante, piernas también adelantadas.
4- Hombros demasiados echados hacia atrás.
5- Mala montura, asiento demasiado retrasado, la cintura está sostenida pero la espalda está encorvada.
 
PRINCIPAL
Aquí su Web
Didácticos
Doma Natural
Escuela Equitación
Hipismo Catalán
Hipismo Español
Hip. Internacional
Jerez 2002
Links
Pony Club
Temas de Cría
Temas Tratados
Venta de Caballos
 E-Mail
 
 



*
*


*

Lea yudamos
a mostrar su negocio
publicite en
RELINCHANDO.com


*

Cursos de Doma Natural
para yeguadas o Haras
Jorge Lisandro Montiel
Móvil 696 76 46 27
Tel. 93 459 02 07

relinchando@hotmail.com
Barcelona - España
Todos los derechos reservados © Copyright 1999-2016 Relinchando.es