*
El conocimiento de la manada
Artículo escrito por: Jorge Lisandro Montiel
 
Durante mucho tiempo me pregunté como hacía la manada para conservar los conocimientos adquiridos, sobre lugares de pastoreo, o lugares seguros para descansar, aguadas, etc.
 
Estaba convencido que se valían de algún mecanismo natural para no perder semejante conocimiento.

Pero no lo supe por observación, aunque he pasado muchísimo tiempo junto a ellos, estudiándolos en su medio natural, sino por deducción lógica, hecho que luego comprobé en el campo.
El semental o jefe de la manada no podía ser, ya que él no guía a la manada, solo la incita a moverse o avanzar, además al ser desplazado de su puesto de jefe por otro macho ajeno al grupo es obligado a alejarse de la manada, si fuese él, se llevaría la información tan preciada para la supervivencia.
 

Los ejemplares jóvenes tampoco, ya sean machos o hembras, ellos suelen ir en el medio del grupo al desplazarse, nunca en la cabeza haciendo punta.

Los machos jóvenes cuando se transforman en adultos son obligados a abandonar el grupo cuando pretenden cortejar a las yeguas, el líder o jefe los ahuyenta, también en este caso se perdería la información.

Solo me quedaban las yeguas madres, y ellas son el depósito de los conocimientos de la manada.

 
Sabiendo que el caballo posee una gran memoria, ese animal debía mantenerse en el grupo la mayor cantidad de tiempo, y ellas lo hacen y son las que más frecuentemente forman amistades duraderas que comparten esa información, que dado el caso de desaparecer una de ellas, la otra queda con la información que pronto enseñará a otra nueva compañera.

Creo estar seguro en esta aseveración, ya que las manadas deambulan y cambian de sitio en las diferentes estaciones del año, pero siempre regresan a los mismos sitios.

En grandes campos, de miles de hectáreas, suelen dejar muy bien marcados los caminos por donde se desplazan, incluso cada tropilla tiene sus propios caminos.

Cuando deben huir en estampida por algo que los asusta, alguna yegua veterana es la que marca la dirección a escapar.

Los gauchos en Argentina se valen de esto, cuando tienen que arrear una tropilla, ponen un cencerro atado al cuello a la yegua guía, a la que llaman "yegua madrina", saben que arriando a esta yegua la manada la sigue mansamente.

 

Este hecho debemos tenerlo en cuenta a la hora de asumir el liderazgo, no solamente la grupa es lugar de mando o liderazgo, también el ir al frente lo es, el lugar de guía de la manada.

Existen a mi entender, dos liderazgos: uno activo (el del semental) y otro pasivo (el de la yegua guía), no creo que ninguno de ellos sea superior o inferior, solo diferentes, se complementan no compiten entre sí.

Por lo tanto, no debemos permitir que el caballo que llevamos de la traílla o las riendas si lleva la cabezada puesta, nos sobrepase. Le estaríamos dando el lugar de guía de la manda, lugar de mucha jerarquía. Con solo girar sobre nuestro eje, lo dejamos en el sitio que le corresponde: detrás nuestro. Esta acción de girar sobre sí mismo le es muy "desagradable".

Se preguntarán ustedes cual de los dos liderazgos asumir a la hora de domar un potro?
   Los dos, en un principio asumimos el lugar de jefe de manada, es el más fácil y rápido de
   obtener, luego, con el tiempo, poco a poco y con mucho tacto y sutiliza iremos obteniendo
   el liderazgo pasivo el de la yegua madrina.

 
PRINCIPAL
Aquí su Web
Didácticos
Doma Natural
Escuela Equitación
Hipismo Catalán
Hipismo Español
Hip. Internacional
Jerez 2002
Links
Pony Club
Temas de Cría
Temas Tratados
Venta de Caballos
 E-Mail
 
 



*
*


*

Lea yudamos
a mostrar su negocio
a todo el mundillo ecuestre
publicite en
RELINCHANDO


*

Cursos de Doma Natural
Jorge Lisandro Montiel
Móvil 696 76 46 27
Tel. 93 459 02 07

relinchando@hotmail.com
Barcelona - España
Todos los derechos reservados © Copyright 1999-2016 Relinchando.es